Aquella dama | Nosotras Vosotras Ellas

Aquella dama


Eva

“[…] Entre tú y yo lo recogimos para ampararlo. / Por eso, cuando nos mordemos, de noche, / tengo como un miedo de madre a quien dejaste sola. // Pero no importa, / bésame, / otra vez y otra vez / para encontrarme. / Ajústate a mi cintura, / vuelve; / sé mi animal, / muéveme. / Destilaré la vida que me sobra, / los niños condenados. / Dormiremos como homicidas que se salvan / atados por una flor incomparable. / Y a la mañana siguiente cuando cante el gallo / seremos la naturaleza / y me pareceré a tus hijos en la cama. / Vuelve, vuelve. // Atraviésame a rayos. / Házme otra vez una llave turca. / Pondremos el tocadiscos para siempre. […] Júrame que no estoy muerta. / Te prometo, amor mío, la manzana.”

Carlida Oliver


Alumnos: Agustina Aranzubia, Julián Fernández Parra, Gabriela Grunstein, Gisela Guastella.
Docente editor: Lalo Díaz.
Close